La Calzada de los gigantes: una obra de la naturaleza

La Calzada de los Gigantes, al norte de la isla de Irlanda, es un misterioso efecto volcánico. La regularidad de estas piezas de basalto parece obra de magos.



No es extraño que un lugar semejante haya generado tantas leyendas a su alrededor. Su mismo nombre, la Calzada de los Gigantes, recuerda una de ellas: el gran­dullón Fionn McCumhaill, que vive en la costa septentrional de Irlanda, se enamora de la novia de un gigante escoces y, para ir a su encuentro, construye una calzada con grandes bloques de roca por encima del mar. Lógicamente todo ello no es del agrado de su contrincante, que acaba destruyendo el camino de piedra. 

Un lugar evocador en la costa norte de Irlanda

Ésta es la explicación que siempre se dio a una de las más extraordinarias formaciones de rocas basálticas del mundo, justificada por el hecho de que reaparezca en la cueva de Fingal, en la isla escocesa de Staff, y por la fabulosa re­gularidad de sus piezas. Ahora sabemos que ha­ce más de sesenta millones de años hubo en esta zona del Atlántico una serie de erupciones vol­cánicas y que, justo aquí, se dieron las condicio­nes exactas, sobre todo la velocidad de enfria­miento de la lava, para que la roca se quebrara de esta forma regular. 

Un sendero de baldosas negras 

El resultado son unas 37.000 columnas de ba­salto, la mayoría hexagonales, perfectamente encajadas unas con otras que continúan la linea de la costa a lo largo de unos cinco kilómetros. No hay nada igual en el mundo y por ello es el lugar más conocido de Irlanda del Norte. 

La mayoría de los visitantes se acerca a la parte más espectacular desde el centro de infor­mación, pero es mejor desviarse por un camino que asciende a unos promontorios para gozar primero de una visión del conjunto. Al ver a los visitantes caminar junto a algunas columnas gi­gantescas, cualquiera puede imaginarse al irlan­dés Jonathan Swift tomando notas para describir el viaje de Gulliver al país de los gigantes. 

La manera más comoda de llegar es en autobús desde Corelaine o Portrush, localidades a las que se llega por tren desde Bealfast.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog