Rincones de Rusia: la república budista de Kalmukia

Integrantes de la actual Federación Rusa, los calmucos conservan rasgos culturales que unen Europa con el Asia Central. Son los llamados los europeos budistas. 

En Elista, capital de Kalmukia está el templo
budista más grande de Europa
Calmuquiao Kalmukia forma parte de la Fe­deración Rusa. Los nómadas calmu­cos son una rama de los mongoles oiratos que durante el siglo XVI emi­graron con sus rebaños, sus tiendas, sus budas hasta instalarse en la des­embocadura del río Volga, al norte del mar Caspio.
 
Allá formaron un rei­no (kanato) bajo protección del Im­perio ruso, que usó la caballería cal­muca para defender sus fronteras contra los musulmanes del Cáucaso.
 
Un poco de historia

En 1771, los calmucos decidie­ron huir del yugo zarista y retornar a sus tierras ancestrales de Zungaría, en el Asia Central, Su sobe­rano, Ubashi Kan, animado desde el Tibet por el Dalai Lama, preparó la huida en secreto hasta que una noche 200.000 calmucos em­prendieron la marcha.

Perseguidos por los cosacos de Catalina la Grande y sus aliados baskirios y kazajos, los calmucos continuaron su desesperada carrera mientras miles morían de hambre y sed. Só­lo 96.000 consiguieron alcanzar el Turquestán chino, donde el emperador Kien Long le; esperaba para darles protección. Su trágica epopeya fue narrada por Thomas de Quincey en 'La rebelión de los tártaros'. De ellos des­cienden los 60.000 mongoles de la región china de Xinjiang.
 
La revolución rusa

Traje típico de los calmucos
Pero no todos los calmucos pu­dieron huir. La noche de la partida, el deshielo prematuro del Volga im­pidió que las familias aposentadas en la orilla derecha cruzaran el río sobre el hielo, y quedaron atrás, so­metidas al imperio zarista.
 
Tras la Revolución Rusa, fueron agrupadas en una región autónoma que en 1935 se convirtió en la República de Calmuquia. Muchos calmucos mu­rieron durante la colectivización de sus rebaños y la destrucción de sus templos y monasterios.
 
Bajo el yugo de Stalin

Ocupado su territorio por los alemanes en 1942, al ano siguiente Stalin les acusó de colaboracionistas y orde­nó su deportación. En una sola no­che, toda la población fue conduci­da a estaciones de tren, cargada en vagones de ganado y llevada hasta Asia Central. Un tercio murió du­rante el camino. En 1957, los calmu­cos fueron rehabilitados y pudieron retornar a su rincón de Europa.

Budismo y ajedrez

Tras la disolución de la Unión Sovié­tica, la República de Calmuquia quedó englobada en la Federación Rusa. En 1993, fue elegido presi­dente el empresario multimillona­rio y campeón de ajedrez Kirsan llyumzhinov, que gobierna la repú­blica con un peculiar estilo autocrático; es presidente de la Federación Internacional de Ajedrez, organiza en su país campeonatos mundiales y ha convertido este deporte en materia escolar obligatoria.
 
Tam­bién ha ayudado al resurgimiento de la lengua, la música y la cultura calmucas, así como de la religión budista. El Dalai Lama ha visitado el pais varías veces y se han recons­truido sus monasterios y templos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog